Inscríbete aquí

Artículos

¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

16 September 2015
Es ampliamente conocido que el consumo de alcohol durante un tratamiento con medicamentos puede ser perjudicial. Y es en esta época de fiestas, donde las dudas de si está permitido o no tomar alcohol con un determinado fármaco también aumentan.
Alcohol y Medicamentos
Por eso respondemos algunas de las interrogantes que surgen al respecto de esta asociación, para que puedas disfrutar de estas fiestas sin poner en riesgo tu seguridad.

¿Qué consecuencias puede tener ingerir alcohol mientras se está tomando un medicamento?

Las consecuencias del consumo de alcohol dependerán de la cantidad de alcohol que se ingiere y de si se trata de un consumo esporádico o crónico:

  • El consumo esporádico de alcohol generalmente aumenta el efecto de ciertos medicamentos y por lo tanto aumenta la intensidad de sus efectos adversos e incluso puede causar intoxicación.

     

  • El consumo crónico de alcohol en cantidades elevadas, por el contrario, puede causar que algunos fármacos se eliminen más rápido del organismo y por lo tanto su efecto sea menor al esperado, excepto si se llega a una situación de cirrosis hepática, en que el funcionamiento del hígado está disminuido y los medicamentos se eliminan más lentamente del organismo.

¿La ingesta de alcohol afecta a todos los medicamentos por igual?

No. La severidad de la interacción entre medicamentos y alcohol depende del medicamento y la cantidad de alcohol ingerida.

¿Con qué medicamentos está absolutamente contraindicado beber alcohol?

Algunos medicamentos aumentan de manera desproporcionada la cantidad de alcohol en la sangre, provocando una serie de síntomas conocidos como efecto disulfiram, también conocido como efecto Antabus. Estos síntomas son de diversa gravedad y pueden incluir náuseas, vómitos, enrojecimiento facial, ansiedad, taquicardia, disminución de presión arterial e insuficiencia respiratoria.

Medicamentos que pueden causar efecto disulfiram son: Algunos antibióticos (cefoperazona y los derivados de “sulfas” como el co-trimoxazol), el antidiabético glibenclamida, y los antiinfecciosos ketoconazol y metronidazol.  Las personas que están en tratamiento con estos medicamentos tienen absolutamente contraindicada la ingesta de alcohol, aún en cantidades moderadas.

¿Existe algún medicamento cuyo efecto aumente con el alcohol?

Sí. El  efecto depresor de los medicamentos que actúan en el sistema nervioso central, (como los que utilizamos para dormir o para calmar la ansiedad)  aumenta con el alcohol. Esta interacción se manifiesta con un notorio aumento de somnolencia, letargo, disminución del estado de alerta y de los reflejos. Esta interacción también se presenta con antialérgicos, relajantes musculares y algunos antitusivos.

Las personas que utilizan anticoagulantes (como acenocumarol) deben evitar la ingesta de alcohol, pues la acción del medicamento aumenta, con el consecuente riesgo de hemorragias.

La ingesta esporádica de alcohol también aumenta los efectos secundarios del antiepiléptico fenitoina.

Si estoy tomando antiinflamatorios ¿puedo ingerir alcohol?

Si bien no existe una contraindicación absoluta, es importante recordar que el uso de antiinflamatorios y alcohol aumenta el riesgo de sufrir lesiones en la mucosa gástrica. Si ha presentado molestias gástricas, es recomendable reducir o evitar el consumo de alcohol.

¿Es cierto que no puedo beber alcohol si estoy tomando antibióticos u otros antiinfecciosos?

La mayoría de los antibióticos no presentan interacciones de gravedad con alcohol.

Sin embargo,  como ya mencionamos, la ingesta de alcohol está absolutamente contraindicada en pacientes que utilizan algunos de los siguientes medicamentos antiinfecciosos: metronidazol,  ketoconazol, cotrimoxazol y otros derivados de las “sulfas”,  cefoperazona,

También  es importante tener en cuenta que al igual que en caso de los antinflamatorios, el alcohol puede aumentar la probabilidad de sufrir molestias gástricas asociadas al uso de estos medicamentos.

Consulta siempre a tu médico o Químico Farmacéutico.

Recuerda que:

  • Los medicamentos son seguros y efectivos cuando se utilizan  adecuadamente.
  • Los medicamentos y el alcohol pueden interactuar de manera dañina, aún si no se toman al mismo tiempo.
  • El médico o el químico farmacéutico pueden ayudarle  a determinar qué medicamentos interactúan peligrosamente con el alcohol.
  • Las interacciones entre medicamentos y alcohol son más frecuentes y severas en adultos mayores.
  • Si consume alcohol, hágalo en forma moderada (una o dos copas de vino) y no realice actividades que requieran estar alerta, como conducir vehículos o manejar instrumentos o maquinaria de precisión.