Inscríbete aquí

Artículos

Lo que puede enseñarte la risa de tu bebé

06 November 2013
La comunicación a través del humor.
risa

Para quienes son padres ver sonreír a sus hijos por primera vez es realmente un regalo. Pero ¿sabías que ese acto puede decir muchas cosas sobre tu bebé?

Las sonrisas, chillidos y carcajadas son especialmente gratificantes y además, según investigadores de Birkbeck College de Londres, las risas y los juegos de escondite pueden decir algo más, ya que entregarían pistas de cómo funcionan las mentes de los bebés.

Según el doctor Caspar Addyman, las sonrisas serían una forma de comunicación. De hecho, a partir del mes de nacido, el bebé ya puede sonreír a estímulos placenteros. Para llegar a esta conclusión, Addyman ha recogió cerca de 700 cuestionarios de todo el mundo sobre risas de bebés, y descubrió que los bebés sonríen como una respuesta a sensaciones placenteras mucho antes de lo esperado. Esto incluso puede ocurrir desde el mes de nacido. Además, entre los dos y los cuatro meses, se desarrollan la sonrisa social que se usa especialmente para involucrar a los padres.

Addyman explica “no puedes evitar reír cuando un bebé empieza a reírse contigo, lo cual es muy valioso para el desarrollo de la habilidad de interactuar con los demás', y agrega “un posible vínculo entre la risa y el desarrollo del lenguaje sugiere que nosotros subestimamos el sentido del humor de los bebés. La broma tiene un elemento de tomar turnos así como de otras habilidades necesarias para una interacción avanzada, como la imitación y el contacto de ojos. Los niños pueden seguir el ritmo de la conversación a través de bromas y juegos'.

No olvides reír con tu bebé.

El desarrollo de la carcajada

1-3 meses: se produce la primera sonrisa del bebé.

2-4 meses: se desarrolla la sonrisa social. Está dedicada a los padres y se utiliza para obtener una respuesta.

3-6 meses: los bebés empiezan a reírse.

4-6 meses: los bebés se ríen cuando le haces cosquillas.

6-8 meses: se desarrolla la permanencia de los objetos, lo que podría explicar por qué los juegos de esconder el rostro de repente son divertidos.

Fuente: BBC