Inscríbete aquí

Artículos

Conoce los factores que ponen en riesgo tu piel

12 April 2016
La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y, en su superficie, se encuentran células muertas que actúan como una barrera natural y protegen tus tejidos de infecciones y numerosas lesiones. Sin embargo, existen agentes externos que van modificando esta protección hasta provocar un deterioro en tu piel, causando molestias, afectando tu estado de salud general y también tu aspecto, el que lucirá decaído.
Conoce los factores que ponen en riesgo tu piel

Y es que los aceites de esta capa cutánea ayudan a mantener la humedad en los estratos más profundos de la piel al reducir la evaporación, permitiendo que la piel luzca más flexible. Los agentes externos actúan sobre ella, minimizando o impidiendo del todo que esta acción se complete y dejándote expuesta a la aparición de inflamaciones e irritación. Por ello, conocer cómo afectan estos agentes a tu piel te ayudará a controlar la forma en que interactúan con tu salud y mantener una piel sana y tersa.

  • Evita el exceso de jabón: frotar mucho jabón sobre tu cuerpo o hacerlo con demasiada fuerza o frecuencia elimina de manera sistemática la protección grasa que nos defiende contra hongos y bacterias; además, los jabones del tipo germicida eliminan las defensas naturales y, al aplicar luego perfumes o algunos humectantes, puedes sufrir irritación de tu dermis.
  • No rasques tu piel seca: aunque la picazón es incontrolable cuando tu piel se encuentra poco hidratada, rascarla puede producir infecciones y conducir al desarrollo de cicatrices.
  • No te expongas sin protección a climas extremos: los excesos de frío o calor causan que tu piel se reseque, lo que la torna más sensible y tirante.
  • Cuidado con las partículas del entorno: el aire acondicionado, la contaminación ambiental y el humo del cigarrillo, entre otros tipos de agentes de polución, obstruyen tus poros con toxinas y son perjudiciales para la salud de tu piel.
  • Come sano: llevar una dieta poco equilibrada tiene como consecuencia que tu piel luzca opaca y gastada. No olvides incluir en tu alimentación vitaminas, minerales, aceites y nutrientes que ayudarán a regenerar las células de tu cuerpo.
  • Bebe mucha agua: tu cuerpo necesita, a diario, al menos 1,5 litros para mantenerse hidratado y sostener la salud de tu piel. Dentro de esta cuota de ingesta de líquido debes considerar el aporte de bebidas, frutas y vegetales.