Inscríbete aquí

Artículos

¿Cómo es el desarrollo del lenguaje en un niño?

02 January 2014
A los tres meses aparecen los primeros sonidos.
baby

Muchas veces no sabemos cuál es la edad apropiada cuando nuestros bebés deberían comenzar a hablar. Por eso queremos dejarles una guía publicada en ABC. es que indica cuál es el proceso del desarrollo del lenguaje:

Tres meses: aparecen sonidos guturales.

Cuatro meses: surgen ya sonidos intencionados.

Cinco meses: el bebé empieza a vocalizar.

Ocho meses: se producen los primeros intercambios vocálicos entre madre y niño. Primeras conversaciones.

Diez meses: aparecen las primeras palabras cortas. La inclusión de alimentos semisólidos en la dieta produce que los labios, la lengua y los músculos encargados de la masticación vayan fortaleciéndose y preparándose para una articulación.

Un año: el niño comienza con el desarrollo léxico, contando en su repertorio lingüístico con tres o cinco palabras: mamá, papá, tata.

Trece/catorce meses: se inicia la etapa denominada holofrástica (palabra-frase) en la que el niño emite frases de una sola palabra o elementos con varios significados, por ejemplo la palabra «abe» (abrir) la utiliza para expresar diferentes acciones. Comienzan una serie de cambios:

—Sabe utilizar el nombre de las personas de la familia y otros próximos a él.

—Empieza a comprender los calificativos que emplea el adulto (bueno, malo).

—Comprende la negación y la oposición del adulto e incluso la interrogación.

Entre los 18 y 24 meses: ya cuenta con un vocabulario de 50 palabras. Empieza a combinar de dos a tres palabras en una frase. Utiliza nombres, verbos y calificadores.

Dos años: su vocabulario es de 300 palabras. Aparece la utilización de los pronombres personales «yo» y «tú» y el posesivo «mi» y «mío». Aparece la función simbólica, el niño tiene la capacidad de representar mentalmente las cosas y evocarlas sin necesidad de que estén presentes.

Dos años y medio: el niño ya habla, sabe negar, hacer inflexiones y su lenguaje se irá plagando de frases con una entonación perfecta y una articulación defectuosa, pero funcional para la comunicación en familia.