Inscríbete aquí

Artículos

Cómo empezar marzo con energía

22 May 2015
Una creencia frecuente es que cuando estamos cansados o nos levantamos con poco ánimo ...
Empieza Año con Energia

Luego de las vacaciones siempre cuesta volver a la rutina del trabajo, llevar los hijos al colegio y el transporte a través de la ciudad, pero existen numerosas formas de comenzar el día con toda la energía que necesitas para enfrentar las mañanas con entusiasmo.

Una creencia frecuente es que cuando estamos cansados o nos levantamos con poco ánimo, una taza de café, comida con alto contenido calórico o de azúcar, como dulces o bebidas energéticas nos dará el golpe de energía que nos permitirá despertar en forma definitiva para enfocarnos durante el día, pero creando algunos hábitos sencillos evitarás esta sensación.

1. No olvides el desayuno: incluye frutas, lácteos y carbohidratos. Está demostrado que esta conducta es esencial para lograr una concentración óptima y te entregará la energía necesaria para mantenerte despierto y alerta. Además, el desayuno es una buena instancia para tomar suplementos vitamínicos, sobre todo si traen ginseng. 

2. Beber mucha agua: las células de nuestro cuerpo necesitan estar constantemente hidratadas para trabajar con eficiencia, por lo que te recomendamos beber un vaso grande de agua al iniciar tu día para reponer los líquidos perdidos durante las horas de sueño. Prefiere el agua en estado puro o mineral, y después bebe tu café o té matutino que acostumbras.

3. Hacer ejercicio: la actividad física produce endorfinas, estimulantes naturales de nuestro cuerpo que nos permiten levantar el ánimo y mantenernos despiertos. 

4. Seguir bebiendo agua: no basta solo con un vaso al día, pues nuestro cuerpo se encuentra realizando procesos químicos a cada minuto y necesitamos hidratarnos lo más posible. Puedes darle sabor con unas rodajas de limón, unas hojas de menta o un poco de té verde si no te gusta beber agua purificada o mineral.

5. Comer sano: aumenta el consumo de verduras, frutas, legumbres y alimentos que aporten ácidos grasos omega 3 o 6, como los pescados, frutos secos, palta y aceite de oliva. Estos aceites podrían tener efecto sobre la producción de energía, la circulación sanguínea, la actividad cerebral y principalmente la prevención de problemas cardiacos. Del mismo modo, procura comer al menos cuatro veces al día en forma ordenada. 

Comienza a seguir estos consejos todos los días hasta que se conviertan en un hábito, y notarás la diferencia.