Inscríbete aquí

Artículos

¿Cómo cuidar el cabello durante el verano?

16 January 2015
Sigue estos consejos
Tanto en tus vacaciones como en la ciudad, el calor intenso del verano lleva a muchos a preferir, cada tarde, sumergirse en la piscina para amortiguar el efecto de las altas temperaturas; sin embargo, el cabello se ve afectado por la sal o los compuestos químicos que contiene el agua, por lo que si está en tus planes disfrutar de una refrescante visita a la playa o la piscina, debes tomar resguardos y cuidados especiales para no dañar la integridad del pelo durante el verano.

Antes de sumergirte

Si tienes el cabello largo, amárralo con alguna liga o pinche para controlarlo mejor, y aplica cada mañana un poco de aceite hidratante. Por el contrario, si prefieres cremas hidratantes en vez de aceite, elige una adecuada para el verano y aplícala sobre tu cabellera cada dos horas por todo el periodo estival.

Evita hacer tratamientos para el pelo o cortar las puntas, a menos que sea un corte drástico, y déjalo para el fin del verano, ya que tu cabello sometido al estrés del agua y el sol necesitará renovación, y no sacarás el mayor provecho de un tratamiento producto de estas causas. Por eso, antes de entrar al agua, moja o humedece tu cabello para minimizar el estrés que sufre el folículo al contacto con las sales o el cloro de la piscina.

Al salir del agua

Lava bien tu cabello y péinalo con un peine de puntas anchas; si estuviste en la playa, preocúpate de retirar todos los residuos de arena y sal que quedaron en él, ya que estos pueden decolorar y resecar el pelo. Considera también que las fórmulas humectantes que son muy útiles en el invierno pueden no serlo en verano, debido al calor y la humedad, por lo que puedes perder el volumen; es recomendable utilizar, en lugar de tu shampoo y acondicionador tradicional, una fórmula de limpieza profunda. Luego, deja que tu cabello seque naturalmente, y deja de lado las planchas y máquinas rizadoras.

El cabello contiene entre un 10% y 15% de agua, y en días calurosos esta se evapora. Además, la transpiración enfría la piel y el cuero cabelludo ayuda a distribuir la grasa, que aumenta con el calor, a través del pelo. Por eso, es necesario lavarlo con más frecuencia en verano. Prefiere el agua templada, ya que beneficia la salud de tu cabello, el cuero cabelludo y la circulación sanguínea del tejido cutáneo. Las máscaras capilares te permitirán acondicionar el cabello, mientras que los reparadores de puntas previenen las puntas secas y abiertas.

Y, aunque el sol es un rico baño de vitaminas D y E, recuerda proteger tu cuerpo de la radiación solar UV y UVA con protectores solares adecuados a tu tipo de piel durante el verano, además de tomar suficiente agua, sin gas y sin edulcorantes, para nutrir efectivamente tu cuerpo y el cabello.