Inscríbete aquí

Artículos

No hay edad para el Deporte

02 May 2011
deporte adulto mayor
Camina, baila, juega con tus nietos. La actividad física puede mejorar tu calidad de vida ¡Anímate!
Los músculos son uno de los sistemas más afectados en la tercera edad. Un seguimiento realizado durante tres años por el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), detectó que los adultos mayores entre 70 y 79 años, pierden en promedio aproximadamente 300 gramos de músculo por año. Esto provoca la disminución de la fuerza y calidad de los músculos, que a la larga desencadenan la pérdida de funcionalidad de los mismos.

Pero no te desalientes. Prácticamente cualquier adulto mayor puede entrenarse con ejercicios adaptados a las condiciones particulares (capacidad física, enfermedades y limitaciones funcionales). Si evitas el sobre esfuerzo, ejercicios de doble impacto como trotar y tomas precauciones como consultar a tu médico y realizarte un examen preventivo de salud, el deporte puede ser una herramienta eficiente contra la pérdida de masa muscular en esta etapa de tu vida.

Nadar y caminar son recomendados por ser ejercicios relajantes que no requieren gran esfuerzo. También puedes caminar media hora todos los días con zapatos cómodos (ojalá zapatillas deportivas) y apoyarte en un bastón si tienes dificultades de equilibrio. Otra actividad recomendable es el baile, que además entrena la coordinación motora y te permite interactuar con otras personas. Hidratarse también es un factor importante. Con el envejecimiento se pierde paulatinamente la sensación de sed y es mayor el riesgo de deshidratación que puede afectar la función de los riñones y el corazón.

Hay municipalidades como las de Vitacura, Las Condes, Providencia, Santiago, Maipú y La Florida, que ofrecen actividades gratuitas recreativas y deportivas entre otras, pensadas en ti. Llegar a la tercera edad no es impedimento para sentirse saludable y hacer ejercicio es una buena forma de resistir mejor el paso de los años y vivir en mejores condiciones.

¡Nunca es tarde!