Inscríbete aquí

Artículos

5 consejos para mejorar tu rendimiento al correr y trotar

11 March 2016
Cada vez es mayor el número de adeptos al estilo de vida runner, ya que es un deporte sencillo que se puede realizar al aire libre, sin la obligación de someterte a estrictos horarios o clases dentro de un gimnasio. Además, es ideal para los amantes de los espacios abiertos ya que mientras corres puedes observar el paisaje natural de tu ciudad o los campos aledaños y, lo mejor de todo, ¡es gratis!
tips running

Sin embargo, como todo deporte, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones básicas para evitar lesiones durante tus sesiones de ejercicio y alcanzar un rendimiento óptimo en ellas, consiguiendo el máximo beneficio para tu cuerpo y tu salud.

  1. No olvides el periodo de adaptación: la paciencia es la madre de todas las virtudes y esto también es válido en el running. Parte corriendo tiempos breves y, en la medida que te vas sintiendo menos agitado al completarlas, aumenta la cantidad de kilómetros o la intensidad del ritmo de trote. Al comienzo te sentirás agotado muy pronto pero, al cabo de algunos días, notarás cómo tu cuerpo comienza a adaptarse al nuevo ritmo de entrenamiento y, luego de un mes, te sentirás muy cómodo corriendo esas distancias.

     

  2. No te esfuerces demasiado: tómalo con calma, pero sé constante. Uno de los errores más frecuentes es que, debido a la falta de experiencia y el entusiasmo con que comienzas tu plan de ejercicios, exijas demasiado tu cuerpo con ritmos de entrenamiento que exceden el estado físico que tienes y arriesgarás tu musculatura a lesiones que te obligarán a abandonar las sesiones de running, significando un retroceso mayor incluso a los logros que habías alcanzado hasta ese minuto. Intercalar trote con caminata, a razón de 1 minuto de trote y 3 a 5 de caminata rápida, es una excelente forma de partir.

     

  3. Controla tu peso: el ejercicio por sí solo no conseguirá ponerte en forma, sino que debe ir acompañado de una alimentación saludable y adecuada a tu contextura y peso. Si antes de iniciar tus primeras sesiones de running te encuentras con sobrepeso, es recomendable que partas con elíptica o bicicleta, ya que de esta forma evitarás sobrecargar tus articulaciones al correr y podrás prevenir meniscopatías o tendinopatías.

     

  4. Utiliza los implementos y vestimenta adecuada: Especialmente si correrás en las calles de tu barrio o comuna, debes considerar que el suelo pavimentado no es regular y presenta numerosas imperfecciones, lo cual causará que tus articulaciones reciban un mayor impacto y aumente el riesgo de lesiones. Escoge zapatillas adecuadas para correr, pues no todas están diseñadas para ese fin. También deberás considerar que las personas tenemos diferentes tipos de pisadas, y necesitarás elegir el calzado más adecuado al tuyo; la pisada pronadora se realiza con la parte interior del pie, la neutra es con la parte central y la supinadora se lleva a cabo con la parte externa.

     

  5. Mejora tu técnica de carrera: todos quienes practican running corren de forma distinta, y existen ejercicios especiales de péndulo, coordinación y fortalecimiento muscular que te ayudarán a optimizar tu técnica, consiguiendo un mejor braceo, postura erguida y mirada al frente, así como una apropiada disociación de cintura y pisada, reduciendo el riesgo de lesiones, mejorando tu performance al correr e impactando positivamente en el aporte que el ejercicio hará en los músculos de tu cuerpo.

Antes de emprender tus primeros pasos en el running deberás considerar, de todas formas, que deberás consultar a un médico para evaluar tu estado de salud y recibir sus recomendaciones para comenzar a preparar tu cuerpo antes de llevar a cabo tu rutina. Comienza paulatinamente a cambiar tus bebidas diarias por agua, distribuye tus comidas de forma ordenada a lo largo del día, en cuatro o cinco platos balanceados, y evita el consumo de grasas y azúcares para agilizar tu puesta en forma.